9 feb. 2017

Contar personas, no kilómetros



Recorrimos 9.000Km. En una camioneta, con una mochila violeta y un bolso verde, una carpa, un par de bolsas de dormir y un mapa de la Patagonia. Llegamos hasta Ushuaia, hasta el fin del mundo, dimos la vuelta y subimos por la cordillera, caminamos montañas, nos reflejamos en lagos de todos los tonos de azules. Kilómetros y kilómetros de Argentina, de tierra, de mundo. 

Pero este viaje decidí no contarlo en kilómetros, ni en lugares recorridos, si no en personas. 

Los dos franceses que habían venido a Argentina a estudiar Ingeniería y ahora estaban recorriendo el sur. Les gustaba el mate y el Fernet, el asado y los vinos de Mendoza. Los levantamos en la frontera y los dejamos del lado de Chile.

David, el español que sacaba fotos de las personas que cazaban. Era de la montaña así que estaba acostumbrado al frío y a las subidas y bajadas. Lo hicimos pasar por argentino para que pagara menos al entrar en el Parque Nacional de Tierra del Fuego y lo dejamos en Bahía Lapataia, el punto más lejano del parque.

Los dos chicos de Chivilcoy que ya estaban de regreso y nos recomendaron subir al Glaciar Martial. No viajaron mucho con nosotros pero los acercamos un poco más al punto de inicio. 

Los tres israelitas que llevamos hasta la terminal de colectivos y nos dijeron que pensaban ir hasta Canadá. 

La chica de Entre Ríos y el chico mitad brasilero, mitad colombiano, que quedaron varados en la ruta. Venían de Chile, de cuatro días de caminatas y campings.  Nosotros pusimos el mate y ellos las galletitas. 

La chica y el chico que vivían en La Plata, ella de Carmen de Patagones, él de Venado Tuerto.  Diez días en El Bolsón y cinco días en el Parque Nacional los Alerces. Era  una de sus últimas noches y estaban decididos a no pagar por el camping. Los llevamos hasta un camping libre y nos despedimos. 

El chico de Berazategui con su barba y su mate. Profesor de computación y enamorado del sur. Lo encontramos dos veces en la ruta y ya después lo perdimos de vista. 

El hombre de Chivilcoy que había salido a pescar y regresaba a su casa con las manos vacías.  

En los viajes vemos y sentimos tanto que luego solo quedan recuerdos, momentos, el resto se vuelve difuso. Es por esto que hice una lista de todas las personas que conocí en este viaje, porque aunque el tiempo pase quiero seguir teniendo cada una de las historias que me contaron, porque los viajes se pueden contar en la cantidad de kilómetros que recorremos o en la cantidad de personas que conocemos.

6 comentarios:

  1. hola! hermoso tu relato, ,muy original y seria maravilloso que fuera asi en realidad aunque solo depende de nosotros. saludosbuhos y gracias por tu visita!

    ResponderEliminar
  2. mira que novedad , ya te seguiamos desde octubre!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Cati! Qué placer fue entrar a tu blog y encontrarme con una entrada como esta. Me hiciste emocionar, es tan lindo viajar y conocer gente por ahí y saber sobre sus historias, lo que hacen y lo que les gustan. Es hermoso saber que la vida (o el destino, si es que vos creés en él) los cruzó con ustedes. Espero que esa lista se siga extendiendo con más y más viajes que hagas. Es bellísimo.

    Te mando un beso grandote :) te sigo en twitter así podemos seguir charlando!
    Aylu.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que paso por aquí y leo todo lo que escribes, se me acelera el corazón. Todo lo que dices es hermoso y siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  5. Escribo aquí para matar dos pájaros de un tiro -leí tu entrada anterior, que además de asombrarme, me regocijó- y celebrar tu regreso al blog. Que hayas decidido escribir nuevamente en este espacio y compartir nuevamente tus reflexiones es un acontecimiento significativo para mí como lector y para quienes aún siguen leyéndote. En segundo lugar, me encanta la perspectiva original con la que nos mostrás lo que significa la idea de viaje, no como un mero recorrido geográfico, sino como una sumatoria de experiencias, de conocimientos, de encuentros. ^^ No podría añadir una sola palabra más. Tu escritura es impecable. :D

    ResponderEliminar
  6. Hola Cati!
    Me encantó todo lo que contaste y me diste unas ganas tremendas de viajar.
    Y me parece tan bien que decidas contar los viajes de esas formas, son diferentes mini historias que hacen al todo.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury